como-tener-piel-sana-radiante

Alimentos para una piel sana y radiante

Todas las personas desean tener una apariencia física atractiva, cuidando y deseando que su piel se mantenga joven y radiante. Si quieres saber con qué alimentos puedes conseguirlo, el Dr. Roldán te dice cuáles son los mejores.

Tu piel refleja lo que comes

Cuando se trata de tu piel, los alimentos que consumes tiene que ver en gran parte con la apariencia de tu tez y una serie de enfermedades de la piel como el acné, que pueden ser eliminados al modificar tus hábitos alimenticios.

Considerando como regla general, que una alimentación alta en vegetales frescos, ricos en bioflavonoides y abundantes en grasas omega 3, sentará las bases necesarias para una vida saludable.

Adiós a lo procesado

Recuerda que comer gran cantidad de ciertos alimentos que limpien la piel como las verduras de hoja verde (espinacas, apio o brócoli), sin dejar de comer algunos de los más dañinos, probablemente no tenga un impacto significativo.

azucar-afecta-la-piel

Por ejemplo, la manera más efectiva de hacerlo es reducir o eliminar la leptina, un acelerador de los procesos de envejecimiento que se encuentra en los alimentos procesados, altos en azúcar refinada, fructosa procesada, grasas trans, sal procesada, y otros ingredientes perjudiciales.

Lo recomendable es sustituirlos por chocolate oscuro con 70 % de cacao o un porcentaje mayor, como fuente valiosa de antioxidantes y flavonoles que ayudarán a hidratar tu piel y mejorar la circulación sanguínea.

Otro de los alimentos que claramente también son enemigos de un cutis radiante, son el cigarro y el alcohol, así como los productos lácteos pasteurizados que en ocasiones son los causantes de las enfermedades de la piel.

Grasas que si son saludables

Para mejorar la salud de tu piel lo más importante es asegurarse de que esté recibiendo suficientes grasas omega 3 de alta calidad. Este es un indicador tan fiable que por lo general puede detectarse de forma fácil:

Si tu mano no es suave como la piel de un bebé, es una fuerte indicación de la deficiencia de ácidos grasos omega 3, y para compensarlo el pescado es la fuente principal, teniendo como opciones las sardinas o las anchoas. Ambos con la ventaja adicional de contener astaxantina de origen natural, que ayuda a proteger la piel contra los rayos UV.

 

aceite-de-oliva-piel-sanaOtras grasas saludables son:

  • aceite de coco,
  • aguacate,
  • aceitunas,
  • aceite de oliva,
  • frutos secos crudos.

La macadamia y las pecanas, contienen las grasas más saludables siendo bajas en carbohidratos al igual que las nueces de Brasil, pero éstas últimas son buena fuente de selenio, el cual puede ayudar a proteger contra el daño solar y las manchas de la edad.

Salud de adentro hacia afuera

Finalmente mantén tus intestinos limpios y saludables, poniendo una cuidadosa atención con lo que alimentas a tu cuerpo; evitando los conocidos saboteadores de la piel y la salud como los alimentos procesados, las bebidas azucaradas y el alcohol.

Recuerda comer muchos vegetales frescos y frutas, incluso puedes hacer jugos como una excelente manera de incluirlos en tu alimentación y no olvides visitar al dermatólogo. Así lograrás que tu piel permanezca firme, flexible y libre de arrugas.

Conoce los mejores consejos que te ayudarán a mantener una piel radiante y saludable, visitando el blog del Dr. Rodrigo Roldán, especialista en enfermedades de la piel.

 

¡Agenda una cita y recibe el diagnóstico de un experto!

Tel: 5601-2818

Dr. Rodrigo Roldán Marín 
Dermatólogo Especialista
en Cáncer de Piel

2 respuestas a “Alimentos para una piel sana y radiante”

  1. Azucena dice:

    Hola Dr. Roldán:
    Muy interesante su texto. Solo que hay algo que me crea mucha confusión, y es que usted menciona a la leptina como una sustancia perjudicial, que está presente en alimentos procesados, y en muchos artículos de internet se halla información que contradice de cierta manera esta aseveración.

    http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-03002005000100006
    https://www.vitonica.com/dietas/como-controlar-el-peso-corporal-con-ayuda-de-la-leptina
    http://joe.endocrinology-journals.org/content/223/1/E1.full

    Podría usted ampliar su exposición al respecto, e incluir las fuente en que basa su comentario sobre la leptina?

    De antemano, gracias

    • Dr. Roldan dice:

      Buenas tardes Azucena

      En respuesta a tu comentario:

      La leptina es una hormona que regula la ingesta de alimentos, secretada por el tejido adiposo y encargada de la regulación del equilibrio energético mediante la supresión de la alimentación, dicho de otro modo, es la encargada de avisarnos que estamos saciados, que ya no debemos comer más.

      Esta hormona es liberada al torrente sanguíneo y se une a receptores que se encuentran en varias regiones del cerebro, sobre todo en el hipotálamo.
      Una señal de leptina, en base a la información de nutrientes del estómago, inhibe el circuito del cerebro que regula las ganas de comer, es decir, ésta señal de leptina suprime el apetito.

      Cuando la leptina está funcionando correctamente, impide que comamos en exceso. Cuando comemos de más, se produce un aumento de la leptina circulante.

      Hace unos años el Instituto de Nutrición Humana de la Universidad de Columbia descubrió que los alimentos procesados ricos en grasas y azúcares provocan que nuestro organismo secrete menos leptina.

      Lo que significa que secretemos menos leptina y por lo tanto, que haya menos de esta hormona circulando en nuestro torrente sanguíneo, es decir, menos leptina equivale a que el aviso al cerebro de que ya comimos lo suficiente llegará más tarde, eso significa que comeremos de más.

      En resumen:

      “…con respecto a los alimentos muy agradables al paladar, nuestro cerebro prácticamente no tiene ningún medio de defensa, por la sencilla razón de que es engañado. Este tipo de comidas provoca que nuestro organismo secrete menos leptina, esto provoca que el cerebro reciba señales confusas y por lo tanto, que comamos de más. El gran problema es que evolutivamente nuestro cerebro no está preparado para que nuestras papilas gustativas reciban alimentos tan agradables, tanto en sabor como en textura, este tipo de alimentos van mucho más allá de cualquier evolución del cerebro. Nuestros antepasados no comían porque los alimentos eran ‘ricos’ sino que se alimentaban para saciar el hambre, es en ese ámbito dónde nuestro cerebro ha evolucionado”.

      Agradeciendo tu interés por el artículo y aclarando el tema de la leptina, espero que la duda haya quedado resuelta.

      Te invito a seguir leyendo el blog y a compartir los artículos de tu interés en las redes sociales.

      Saludos.

Deja un comentario

Post Navigation