lunares-en-la-piel-como-detectar-malignos

Lunares en la piel: ¿cómo detectar si son malignos?

La aparición de lunares en la piel suele ser normal desde el nacimiento hasta la edad adulta, no obstante, es importante vigilarlos constantemente ya que existen diversos tipos de lunares y dependiendo de su evolución pueden ser malignos y provocar cáncer de piel.

Los lunares están compuestos por melanocitos, células responsables de producir la melanina que crecen agrupadas para dar la apariencia de un punto oscuro sobre la piel. Comúnmente, suelen estar presentes desde el nacimiento, pero pueden surgir por diversas razones como la genética, la exposición al sol o los cambios hormonales (durante el embarazo).

Existen distintos tipos de lunares que son categorizados de acuerdo a su localización, apariencia o momento en que se desarrollaron, algunos de ellos son:

  • Común o banal: surgen en la piel que ha sido expuesta regularmente al sol, mide menos de 6 mm de diámetro, sus bordes son regulares y la tonalidad es homogénea.
  • Atípico: aunque cuentan con características de cáncer como los bordes irregulares, la variación de color y un tamaño más grande que la mayoría, por lo regular son benignos. También se les conoce como nevo displásico y aunque durante algún tiempo se les consideró precursores de melanoma, hoy sabemos que no lo son. No obstante, deben de estar en vigilancia médica pues sí constituyen un factor de riesgo para desarrollar melanoma.
  • Congénitos: como su nombre lo dice, están presentes desde el nacimiento, su tamaño es variable, pero si son de gran tamaño (nevos congénitos gigantes) existe el riesgo que pudieran evolucionar a
  • Nevus Melanocítico Juntural o de unión: aparecen en la capa de la piel donde se unen la dermis y la epidermis (capa basal), pueden variar de color y, aunque normalmente surgen durante la infancia, es común que desaparezcan al envejecer. A la dermatoscopia suelen presentar patrón de retículo pigmentado típico.
  • Nevus Intradérmico o nevo compuesto: se localizan en la dermis, tienen una tonalidad similar a la de la piel y tienen la apariencia de un ligero abultamiento; son benignos. A la dermatoscopia pueden mostrar vasos en coma o restos de glóbulos de pigmento.

<< Estos 5 síntomas de alerta te ayudarán a detectar a tiempo el cáncer de piel >>

 El número de lunares promedio que puede tener una persona son de 15 a 50 lunares, lo cual se encuentra dentro de los parámetros normales, por otro lado, los lunares pueden seguir apareciendo con normalidad hasta aproximadamente los 30 años.

Si una persona presenta más de 50 lunares en el cuerpo o aparece uno nuevo después de los 40 años, es un indicador de riesgo ya que podría tratarse de cáncer de piel.

Para identificar si tus lunares son malignos, debes prestar atención a los siguientes síntomas:

  • Cambio de coloración.
  • Asimetría.
  • Bordes irregulares.
  • Cuando aparecen en la edad adulta y/o presentan cambios recientes en su forma, tamaño y/o color.
  • Cuando han aumentado su tamaño.
  • Provocan comezón.
  • Sangran o presentan secreciones.

Un modo sencillo de monitorear tus lunares y detectar a tiempo el cáncer de piel es por medio de la técnica ABCDE que te compartimos a continuación.

 

Ante la aparición de cualquier lunar nuevo o sospechoso, acércate al Dr. Rodrigo Roldán, dermatólogo especialista en cáncer de piel, para aclarar tus dudas y prevenir ésta y otras enfermedades.

 

Tel. 5601 2818

Dr. Rodrigo Roldán Marín

Dermatólogo Especialista en Cáncer de Piel

Deja un comentario

Post Navigation