sudoracion excesiva dermatologo

¿Cómo prevenir la sudoración excesiva? Tips y recomendaciones

La sudoración excesiva, también conocida como hiperhidrosis, es una de las enfermedades cutáneas más comunes y que generan mayor sensación de vergüenza y rechazo social. Afortunadamente, existen formas efectivas de tratarla.

La primera solución: los antitranspirantes

La forma más fácil de atacar el exceso de sudoración es un antitranspirante, que la mayoría de las personas utiliza en una dosis diaria. En general, los antitranspirantes contienen sales de aluminio y, cuando los deslizas por tu piel, forman una capa que previene la sudoración.

Muchos vienen combinados con un desodorante, que no evitarán la sudoración por sí mismos, pero te ayudarán a controlar el mal olor.

Recuerda que no sólo puedes utilizar tu antitranspirante en las axilas; también puedes utilizarlo en otras áreas que suden, como palmas de las manos y plantas de los pies.

3 tratamientos médicos que pueden prevenir el sudor excesivo

Si los antitranspirantes no son de gran ayuda, tu dermatólogo te hará las siguientes recomendaciones de tratamientos médicos:

  1. Iontoforesis: durante este tratamiento, colocarás pies, manos o ambos en un recipiente profundo con agua, durante 20 o 30 minutos, mientras una ligera corriente eléctrica viaja en el agua. Según los expertos, la descarga bloqueará la llegada del sudor a la superficie de la piel. Este tratamiento se debe repetir varias veces a la semana.
  2. Toxina botulínica: otra opción de tratamiento son las inyecciones de la toxina botulínica, es decir, Botox. El Botox está aprobado para el tratamiento de sudoración excesiva en las axilas, pero algunos doctores también lo recomiendan para las palmas de las manos y los pies, aunque su aplicación estas zonas puede ser dolorosa. La toxina botulínica ayuda a prevenir la liberación de un químico que manda la señal para activar las glándulas sudoríparas. Es posible que necesites varias inyecciones, pero los resultados suelen durar al menos de seis meses a un año.
  3. Fármacos anticolinérgicos: cuando no ha funcionado ninguno de los tratamientos anteriores, es posible que tu dermatólogo te recomendé una prescripción médica que incluya fármacos anticolinérgicos. Este tipo de medicina detiene la activación de las glándulas sudoríparas, pero no suele ser recomendadas para todos, ya que tienen efectos secundarios como palpitaciones, visión borrosa y problemas urinarios.

4 recomendaciones que puedes hacer para prevenir la sudoración excesiva

Mientras intentas cualquiera de los tratamientos mencionados previamente, puedes seguir algunas recomendaciones caseras que te ayudarán a reducir la sudoración:

  1. No utilices ropa gruesa que atrape el sudor. Elige prendas ligeras con tela que respire, como algodón, lino y seda. Lleva una playera extra cuando sepas que harás actividades al aire libre. Y si tus pies también sudan mucho, lleva calcetines adicionales y talco.
  2. Dúchate con un jabón antibacterial que controle las bacterias que habitan tu piel y causan el mal olor asociado a la sudoración. Sécate por completo después de la ducha y aplica el antitranspirante.
  3. Utiliza revestimientos en las axilas que absorban la sudoración, de manera que no arruines tus prendas o comiences a oler.
  4. Evita las comidas picantes y las bebidas calientes, ya que es más probable que comiences a sudar con este tipo de alimentos.

Evita ésta y otras enfermedades de la piel acudiendo con un dermatólogo experto. El Dr. Rodrigo Roldán te invita a que conozcas más sobre los tratamientos que ofrece para el cuidado de tu piel.

Deja un comentario

Post Navigation